Comercio Justo o Fair Trade, una salida inteligente

Para nadie es un secreto que la industria de la moda es uno de los principales responsables de la esclavitud en el mundo, son miles de millones de dólares invertidos en manufacturas que ofrecen sus servicios a precios irrisorios y compradores dispuestos a ignorar completamente el origen de cada artículo y mucho menos, arriesgarse a escudriñar un poco en la historia que hay detrás de cada prenda que usamos día a día, es por eso, que hoy se inclina la balanza a transformarnos en activistas de una lucha contra estas irracionales formas de convertir nuestro beneficio en la desgracia de otros.

No obstante, el “FairTrade o Comercio Justo” puede resultar una forma interesante de que nuestras acciones se conviertan en un acto positivo y significativo, una salida inteligente a personas y comunidades que aportan su mayor esfuerzo para trabajar en condiciones de altísima precariedad y con beneficios muy controlados o casi nulos.

Así como todos hemos conectado con la moda, podemos conectar con todas aquellas personas que están detrás de cada prenda que usamos, quiere decir, que bajo creencias éticas de compra, podemos transformar la historia de muchos, alarmantes cifras de esclavitud que se esconden tras las etiquetas y que solapadamente, grandes marcas logran su macabra estrategia de mercado para elevar los beneficios en una relación injusta de intercambio.

Conforme las estadísticas de la (OIT) según sus siglas en español, Organización Internacional del Trabajo dice que: de aproximadamente 21 millones de personas, alrededor del 78% está en esclavitud por trabajo forzoso, en industrias donde se necesita trabajo manual, como agricultura, ganadería, tala, minería, pesca y fabricación de ladrillos e industrias de servicios que trabajan como lavavajillas, conserjes, jardineros y criadas, otro 22%, están atrapados en la prostitución forzada o esclavitud sexual y un 26% de los esclavos de hoy son niños. (En lo personal, creo que las cifras son más altas).

Asia, Africa y América Latina, pudieran figurar entre los más afectados, sin embargo, Europa y todo el primer mundo no se escapa de los tentáculos de esta actividad, unos como víctimas y otros como victimarios, no obstante, día a día, estas cifran van cambiando según cambian las políticas de información, cada día nacen organizaciones que tienen clara las estadísticas y ofrecen de manera altruista, la oportunidad de cambiar el curso del resumen anteriormente expuesto.

Estamos intentando que el FairTradeFashion, Comercio Justo o Comercio Solidario, pueda dar los pasos más importantes para la disminución de las perturbantes estadísticas, es por ello, que organizaciones como Wayoyo.Org entre otras, fomentan iniciativas que estimulan la participación, educando a los consumidores finales e incentivando las buenas prácticas ambientales y cambiando los patrones de consumo.

Deja un comentario